martes, noviembre 27, 2007

Maestro

- Durante seis años busqué la iluminación - dijo el discípulo -.

Siento que estoy cerca y quiero saber cómo he de dar el siguiente paso. Un hombre que sabe buscar a Dios, sabe también cuidar de sí mismo.

- ¿Cómo te mantienes? - preguntó el maestro.

- Ése es un detalle sin importancia. Mis padres son ricos y me ayudan en mi búsqueda espiritual. Gracias a ello puedo dedicarme por entero a las cosas sagradas.

-Muy bien - dijo el maestro - entonces te explicaré el siguiente paso: mira al sol durante medio minuto.El discípulo obedeció. A continuación, el maestro le pidió que describiese el paisaje a su alrededor

- No puedo hacerlo. El brillo del sol me ha deslumbrado.

- Un hombre que mantiene los ojos fijos en el sol, termina ciego. Un hombre que sólo busca la Luz y deja sus responsabilidades en manos de los demás, jamás encontrará lo que busca - comentó el maestro.


Cuento Sufí

1 comentario:

issa dijo...

jooo... k razon tiene el maestro..


gracias :)


Querote meu rei