miércoles, abril 16, 2008

Un payaso más en un mundo triste




Erase una vez dentro de un mundo gris,
luchando por salir, una mijita de color.
Erase una vez la dueña de una flor,
hozando en su jardín hacemos surco entre los dos.
¡¡No!!
¿De que me servirá estar tan colgado si al final...
mi alma en un cajón tan negro?
¡¡No!!
No intentes fracasar.
No me preguntes: ¿Dónde vas?
Sigue tú inventando el cuento.
Erase una vez un incansable luchador,
luchando por salir de su aburrido corazón.
Erase una vez todas las puertas por abrir.
- ¿A qué hora empieza la función?
-Cuando perdamos la razón.
¡¡No!!
¿De que me servirá estar tan colgado si al final,
mi alma en un cajón tan negro?
¡¡No!!
No intentes fracasar.
No me preguntes: ¿Dónde vas?
sigue tú inventando el cuento.

2 comentarios:

LuNa dijo...

Sigue tú inventando el cuento, Duende...como siempre lo has hecho, y no dudo que siempre lo harás, con esa alegría que se contagia a los corazones y esa maravillosa forma de mirar el mundo, que hace que te admire cada vez que hablamos. Me alegro de que nuestros caminos se hayan vuelto a cruzar, y volver a tener como regalo, tus palabras. Besikos!IreNe, LuNa.

chafandika dijo...

No sé quién coño, alguien, una vez dijo que cuando termina la partida el peón y el rey van los dos a la misma caja... qué gran verdaz aunque sea una mierda para el final de un cuento.

El robe es la polla, sí.